You are here
Home > Editorial

Editorial | El rostro del autoritarismo

Andrés Manuel ya siente suya la silla de los pinos en este 2018 , ha venido haciendo campaña desde hace años, lo hemos visto denostar a las instituciones, insultar a periódicos, a periodistas, recibir a personajes corruptos en su partido, perdonar a los imperdonables, guardar silencio frente al régimen de Maduro y demás linduras propias de un hombre que no anhela otra cosa que el poder absoluto.

A pesar de todo esto, no pasa un día, una semana en el que señor demande la atención de todos, casi siempre de una manera detestable y que nos muestra su verdadera calaña. En días recientes hizo dos declaraciones que francamente nos hablan más de un dictador que de un líder político. Recordemos por ejemplo una entrevista que recopila el Universal, donde señaló que todo partido político que no se sume a MORENA, es un partido que está con la mafia del poder.

“Todos son libres y forman parte de la mafia del poder que no quiere el cambio. Todo lo que mueve los mueve es la ambición a mantener sus privilegios, no quieren dejar de robar, no tienen llenadora, si ustedes lo analizan porque se oponen al cambio están juntando dinero para hacer una guerra sucia en nuestra contra, su Dios es el dinero”. Señalo en esa entrevista para el Universal.

Así de sencillo, Andrés Manuel mando al demonio a la oposición. Terrorífica declaración, nos da a entender que todo aquel que no le deje el camino libre es parte de una mafia del poder que solo lo tiene a él como enemigo. Si alguien buscaba argumentos para defender el silencio de Obrador frente a la dictadura de Maduro, esta declaración lo manda todo a volar.

¿Qué le impedirá al señor disolver al Congreso? ¿Presionar a la Suprema Corte? ¿Perseguir a los opositores? Las preguntas son innumerables, y las dudas no las resuelve nadie, Andrés Manuel reparte amenazas a diestra y siniestra y nadie parece ponerle un alto y es porque no hay nadie en la política nacional con la calidad moral para hablar por encima de esa cabecita blanca, y no es porque el Peje sea un océano de rectitud moral, sino porque la mayoría de ellos tiene sus trapos sucios.

Pero esta semana de bastonazos y sillas al aire no culminó ahí. Obrador ha señalado y acusado que el Presidente es un mandatario débil, la renegociación del TLCAN debería ser pospuesta hasta después de las elecciones de 2018, en donde el señor ya se ve presidente y se ve triunfante negociando un tratado multilateral, del cual no tiene la menor idea y sobre el cual señala que hará entrar en razón a Donald Trump. La soberbia de este señor no tiene límites.

Ahí junto a Andrés Manuel ahí una serie de personajes detestables que le alimentan el ego con un micrófono. ¿Recuerdan a Antonio Attolini? El otrora miembro y líder del movimiento #YoSoy132, tiro al carajo el movimiento y consiguió un hueso con Zoe Robledo. Ahora conduce un programa de radio en Radio Formula junto al Youtuber Ricardo Moreno, en donde hace un par de semanas se aventó la malísima puntada de decir que Andrés Manuel es el Macron Mexicano.

Personajes de esta calaña no hacen más que encender la flama de un egocentrismo peligroso, que atenta con cargar contra la oposición, las instituciones y todo aquello que no tenga el sello de su partido, lo que deberán pensar los morenistas es que en cualquier momento, harán algo que no le guste, se cuestionará su lealtad y automáticamente serán miembros de la mafia del poder.

 

Deja un comentario

Top