You are here
Home > Estado

Las cuentas | Reclusorios de Veracruz una “bomba de tiempo”

 

image1 (1)

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Xalapa, Luis Sánchez Ávila, consideró que los penales en Veracruz son una “bomba de tiempo”, debido a la corrupción que se registra dentro de ellos.

Respecto al motín que se registró en el penal de La Toma, ubicado en Amatlán de los Reyes, el empresa señaló que la corrupción se ha dado tanto en los Centros de Reinserción Social del estado como del país.

“La corrupción, como en todos lados, está muy metida en todos los departamentos, en todas las secretarias, en todas las situaciones nacional e internacionalmente, obviamente una cárcel por su naturaleza tiene un impacto mayor a una corrupción”, dijo.

Entrevistado en el Congreso local, previo a la Toma de protesta de aliados estratégicos para la promoción de la participación ciudadana en el proceso electoral 2017-2018, mencionó que los Gobiernos de los diferentes niveles deben prestar atención a estos espacios, ya que algunos delitos como la extorsión telefónica siguen cometiéndose desde los penales.

OBISPO SE REÚNE CON INTEGRANTES DE GRUPO DELICTIVO, PIDE NO MATAR A CANDIDATOS

image2

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, dijo que en una reunión que tuvo este fin de semana con líderes de una organización de narcotraficantes de la Sierra se comprometieron a no asesinar candidatos en este proceso electoral, y le expusieron una serie de condiciones que deben de cumplir los abanderados.

Rangel indicó que en esta reunión -la cual se desarrolló este viernes Santo gracias a que le concedieron un helicóptero para su traslado- les fue agradecer a estas personas que hayan restablecido el servicio de luz y agua a habitantes de una comunidad de Pueblo Viejo (del Municipio de Heliodoro Castillo) de la Sierra.

Y es que, según el prelado, hace mes y medio subió a esa zona para pedirles que restablecieran este servicio a la gente de esa zona.

“Yo les explicaba a esas personas que -si bien- había enemigos en ese lugar, pero también hay ancianos, mujeres y niños y gracias a Dios les restablecieron el servicio”, externó el obispo.

“Aprovechando esta reunión, yo les pedí que no hubiera más asesinatos de candidatos y ellos me prometieron que iban a evitar esto, que iban a dejar una elección libre y que no se iban a meter”, afirmó.

“Ellos hicieron ese compromiso conmigo y espero que lo respeten; yo espero que sí”, dijo Rangel con respecto a la entrevista que tuvo con los capos.

Entrevistado después de celebrar una misa en la explanada del mercado central “Baltasar R. Leyva Mancilla” de Chilpancingo, Guerrero, Salvador Rangel señaló que esas personas con las que habló le expusieron dos condiciones para no meterse en el proceso electoral.

“Una, que los candidatos no repartan dinero para comprar el voto y que en su lugar realicen obras en las comunidades como una calle”, mencionó.

El obispo también dijo que en la plática que tuvo con estas personas le expusieron que un candidato que andaba en campaña les prometió obras, pero ya estando en el poder nunca cumplió.

“La otra gran petición que hicieron estas personas es que los candidatos cumplan con lo que prometen porque después llegan al poder y se olvidan de la gente, y eso es lo que molesta”, aseveró.

Rangel Mendoza, quien en su homilía en el mercado invitó a los feligreses a que recen por las personas que han resultado asesinadas en los alrededores de esta zona, dijo que las veces que va a la Sierra a platicar con los dirigentes de una organización de narcotraficantes acuden en helicóptero.

“Ellos me lo mandan (helicóptero), la gente de las comunidades se coopera y me lo mandan”, aseveró.

Sin embargo, señaló que en los próximos días tiene un compromiso con habitantes de la comunidad de Pandoloma para realizar algunas confirmaciones, pero esta vez lo hará por tierra porque -posiblemente- no le prestan el helicóptero o tal vez corra el riesgo de que no lo dejen despegar.

Asimismo, dijo que de ninguna manera informa al Gobierno estatal sobre los encuentros que ha tenido con diversos dirigentes de organizaciones de narcotraficantes.

“Yo soy el obispo, soy el pastor, yo tengo en derecho de hablar con quien sea porque la Constitución no me restringe con quién debo hablar y con quién no, porque estamos en un País libre y se supone que democrático”, expresó Rangel.

El obispo indicó que él está en la línea de escuchar todas las voces y opiniones aunque sean contrarias.

– ¿Se va en helicóptero?

-Sí, ellos lo consiguen, ellos me lo mandan

– ¿Quién o quiénes?

– Las comunidades a donde yo voy, el padre de las comunidades. Todos, ellos se cooperan, ellos saben cómo. Yo digo que no me quieran embarrar de mil maneras con el narcotráfico. Yo me relaciono con ellos, pero como siempre he dicho, yo nunca les pido dinero ni una posición política.

– ¿El hecho de que se reúna con sólo un grupo no se pone de lado de ellos?

– No, yo hablo con unos y con otros; yo no pido ningún beneficio personal. Yo lo único que les pido es que no asesinen, que no secuestren, que traten bien a la gente. Ellos me dicen, somos narcotraficantes, no sicarios.

El obispo Salvador Rangel señaló que el Gobierno en nada resuelve acudir a las comunidades para fumigar los plantíos de amapola.

Elogió a los indígenas de la comunidad de Santa Cruz Yucucani, del Municipio de Tlacoachistlahuaca, quienes recibieron los apoyos (medicinas y alimentos) de parte del Ejército Mexicano, pero se oponían a que se llevaran la amapola.

“A mí eso me da tristeza porque si ellos (el Gobierno) no le llevan un bocado a la boca, cuando menos que no se los quiten”, aseveró.

Rangel indicó que se ha percatado de que en la Sierra el precio de la goma de opio ya bajó y que muchos de los campesinos la tienen almacenada.

Además, señaló que este domingo observó que dos helicópteros del Ejército, presuntamente, se dirigían a la Sierra para fumigar (droga), “y yo digo: para que le menean más el panal de las avispas”.

AUDIRAC Y FRANCISCO VALENCIA CUMPLEN UN AÑO EN PACHO VIEJO POR DESVÍOS

image3

El ex secretario de Finanzas y Planeación, Mauricio Audirac Murillo, y el ex director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, Francisco Valencia García, cumplen un año en prisión por diversos delitos relacionados con el desvío de recursos.

De tal forma, ellos, como Arturo Bermúdez Zurita ya han pasado 365 días en la cárcel, pues el ex titular de Seguridad Pública fue ingresado al penal en Pacho Viejo desde el 4 de febrero de 2017 y lleva ya 417 días recluido.

En el caso de Audirac, fue el 29 de marzo de 2016, cuando fue aprehendido justo después de jugar golf en la zona más exclusiva de Puebla y viajaba en un automóvil de lujo.

Al momento de su aprehensión, Mauricio Audirac vestía y portaba objetos de valor pos más de 700 mil pesos, pues resaltaba un reloj Cartier de 560 mil pesos. De igual forma vestía un cinturón y unos zapatos de la marca Louis Vuitton, cuyos costos son de 390 y 490 euros respectivamente, es decir, entre ambos 17 mil 600 pesos aproximadamente.

El pantalón de Audirac Murillo era de la marca Ricky Straight, que de acuerdo a los aparadores virtuales de tiendas departamentales es de 9 mil 400 pesos. Su camisa era de la marca Magellan, especializada en ropa deportiva para golf, cuyo precio es de 3 mil pesos. Además portaba unos lentes, marca Cartier, que tan solo el armazón tendría un costo superior a los 10 mil pesos, además de las micas.

A un año de su aprehensión, el ex titular de la Sefiplan duartista no avista su salida de la cárcel en el corto plazo, pues aunque recién recibió una modificación de su medida preventiva de prisión preventiva a pago de una garantía económica, el monto de ésta es de 500 millones de pesos.

Así fue establecido por un juez de control del juzgado de Pacho Viejo, quien determinó cambiar la medida cautelar por una garantía; sin embargo, seguirá preso pues aun carga con otra prisión preventiva.

Audirac Murillo solicitó la revisión de sus medidas para el proceso que las autoridades le siguen por el delito de coalición en agravio del servicio público, por haber desviado 2 mil 300 millones de pesos en fondos federales, del Seguro Popular.

El ex duartista actualmente preso en el penal de Pacho Viejo cumplió un año bajo proceso este 29 de marzo, tras ser acusado de diversos tipos penales por más de 2 mil 500 millones de pesos.

Otro ex funcionario duartista que cumplirá un año en prisión este 31 de marzo, será el ex director de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, Francisco Valencia García, señalado de participar en el presunto desvío de 220 millones de pesos por instrucciones de Javier Duarte de Ochoa.

Francisco Valencia fue detenido apenas un par de días después de Mauricio Audirac, en la caseta de cobro de Las Vigas, donde un destacamento de la Policía Ministerial ya lo esperaba, pues tenía el reporte que viajaba de la Ciudad de Puebla hacia Xalapa.

Tras leerle sus derechos, de inmediato fue trasladado a los separos de la Policía Ministerial para su certificación médica, y a partir de entonces iniciar su largo proceso judicial en el cual, incluso ha mostrado su temor y rechazo a carearse con Mauricio Audirac, quien de manera directa lo ha acusado de ser el responsable del desvío de los recursos por 220 millones de pesos.

Conforme a versiones de custodios del penal en Pacho Viejo, Francisco Valencia ha logrado adaptarse a la prisión y pasa la mayor tiempo del día en la cocina, lugar conocido por los internos como “la paila”, donde el ex funcionario duartista ha mostrado sus dotes culinarios que aplicaba en su restaurante Viníssimo.

Tal como Arturo Bermúdez y Mauricio Audirac estaría cumpliendo un año en prisión este próximo sábado, esperando el momento de la etapa de juicio, donde finalmente un juez determine su inocencia o culpabilidad, y entonces la sentencia correspondientes.

 

Deja un comentario

Top