You are here
Home > Editorial

Editorial | ¿Liberen a Luis?

 

El 26 de noviembre de 2017, un menor con una fractura en el brazo, llegó a la clínica donde fue atendido por el Dr. Luis Alberto Pérez Méndez quien le realizó una cirugía de emergencia. Debido a complicaciones durante el procedimiento, el Dr. pidió que el menor fuese trasladado a otro hospital con una unidad de cuidados intensivos, de acuerdo a versiones de médico apoyando a Luis, la negativa de los padres al traslado de su hijo, ocasionó un retraso que a la postre derivaría en su muerte.

 

El juez de la causa determinó la existencia de un dolo en la práctica del Dr. y ordenó su detención para fincarle la prisión preventiva que opera en estos casos, a principios de enero del año en curso. A partir de ahí, la comunidad médica ha gestado un movimiento alrededor de la detención de Luis, la cual consideran no solo es ilegal, sino que representa un atentando a la práctica de la profesión médica. Oleadas de apoyo se han volcado en redes sociales y en la calle, el movimiento en apoyo a Luis exige una audiencia con el Presidente de la República, y demanda la liberación de su colega antes del viernes.

 

¿Existen profesiones más importantes que otras? La labor que realizan los médicos es por demás prioritaria, vidas están en la línea cuando ellos practican su profesión, pasan cerca de 10 años en constante preparación para por fin acceder a la vida profesional con la cual han soñado desde estudiantes. El caso de Luis es quizá uno más entre tantos otros de negligencia médica, sin embargo, algo resulta particular en este caso. Los padres buscaron asesoría legal, la muerte de su hijo representó algo más que un mal designio del destino, para los padres el personal de la Clínica del Valle no actuó debidamente.

 

Homicidio con dolo eventual con agravante de responsabilidad médica. Fue el tipo penal que le fue configurado al Dr. Luis Alberto. Al respecto la Suprema Corte establece que “El dolo eventual constituye la frontera entre el dolo y la imprudencia consciente, ya que en el primero, el autor considera seriamente como posible la realización del tipo legal y se conforma con ella; no se propone ni tiene como seguro el resultado, sólo se abandona al curso de las cosas; es consciente del peligro de la producción del resultado dañoso, pero continúa adelante sin importarle si se realiza o no, acepta de todos modos el resultado y asume su producción lesiva, siendo consciente del peligro que ha creado. En tanto que, en la culpa con representación, el sujeto, al llevar a cabo su acción, es consciente de su peligro y del posible resultado lesivo que puede producir, pero no lo acepta, sino que confía en que lo evitará a través de sus habilidades personales o pericia.”

 

De acuerdo con el fiscal a cargo del caso, el Dr. en cuestión sabía que la clínica donde se llevaba a cabo el procedimiento, no contaba con la unidad de cuidados intensivos necesaria para mantener con vida el menor, aún así decidió seguir adelante con el procedimiento percatándose mas tarde que le sería imposible salvarle la vida sin dicha unidad. He ahí el meollo del asunto, ¿en verdad el Dr. tenía consciencia de la necesidad de una unidad de cuidados intensivos, como requisito esencial para salvar la vida del menor? Es preciso entender que se tara de un especialista en ortopedia pediatra, basta decir que el único en todo el estado, años de preparación y estudio lo han llevado a alcanzar un grado que muy pocos pueden obtener, y sin embargo en un procedimiento que muchos expertos han calificado como “rutinario “el médico falló.

 

Ahora bien, resultaría irresponsable emitir un juicio de valor respecto a la praxis del Dr. Luis, habría que revisar el expediente y examinar con cuidado en dónde estuvo el error, solo esperamos que la actividad judicial deslinde las responsabilidades debidas sin que medie presión alguna, y es ahí dónde la controversia no podría ser más inverosímil.

 

El movimiento #YoSoy17, demanda demasiadas cosas, en primera que a los que cometen mala praxis, no les sea aplicado el Código Penal sino el Civil, que sus audiencias se definan en cortes especializadas, que se libere al acusado sin que exista el debido proceso, y una audiencia privada con el Presidente. Existen profesiones con mayor sentido social, es cierto, pero ninguna se encuentra por encima de la ley, todas las profesiones se encuentran sujetas al escrutinio de la ley, la mala práctica de ellas que ocasiona lesiones agravios, debe ser revisada por los ordenamientos aplicables y castigada de ser necesario.

 

Entiendo que la práctica médica tiene más complicaciones que otras, que está sujeta a la disponibilidad de medicamentos e instalaciones apropiadas, que los turnos son largos y en ocasiones ridículos. Cierto es también que son numerosas las quejas existentes sobre malos tratos, discriminación y negligencia, especialmente con las clases menos favorecidas, el caso del menor fallecido llama nuestra atención porque los padres contaban con los recursos suficientes para judicializar la actuación del Dr. pensemos en cuántos casos se quedan en la opacidad porque las víctimas y familiares no cuentan con dichos recursos.

 

Lo que pretenden los médicos de este movimiento es un trato superior porque así se saben, entienden que su profesión demanda condiciones especiales, que les permitan estar fuera de la ley cuando fallan, bajo el argumento de que salvan muchas más vidas. Peligroso y clasista resulta pensar que puedes estar fuera de la ley debido a tus condiciones y habilidades, nadie en este país puede exigir que los errores que cometan y deriven en la pérdida de vidas humanas, les sean condonados porque son especiales. El paro con el que amenazan el viernes, es una ridícula forma de coaccionar la impartición de justicia, las instituciones no fueron hechas para ser maniatadas por un grupo que cree que puede reclamar privilegios especiales.

 

Dejar que la justicia siga su curso, que se aplique la ley tal como debe ser aplicada, y si el Dr. no cometió delito alguno, que sea la propia ley la que lo libere, no un secuestro de las instituciones.

 

Deja un comentario

Top